ATENTADO O CIRCO, HAY QUE DAR UNA RESPUESTA DE CLASE Y REVOLUCIONARIA

El sábado 04 de agosto, mientras las televisoras del gobierno transmitían un acto en la Avenida Bolívar de Caracas, por el 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana fundada por Eleazar López Contreras, delfín del dictador Juan Vicente Gómez, fuimos sorprendidos por los sonidos y las imágenes de unas explosiones y un Maduro que miraba sorprendido al horizonte y una multitud debajo de este que corría despavorida hacia todos lados; en el instante los que nos encontrábamos frente de las pantallas no entendíamos la razón de aquellas escenas, hasta que la propia emisora nos explicó que se había producido un atentado contra el presidente Maduro con drones, uno de los cuales había explotado en el aire encima del desfile militar que se llevaba a cabo, pero sin consecuencias para Maduro, aunque si se habían producido algunos heridos entre los cadetes marchantes. A las horas tanto el gobierno central como las FANB emitieron comunicados oficiales condenando, lo que llamaron un intento de magnicidio y que ya estaban en curso las investigaciones para detener a los responsables del mismo.

De acuerdo a los comunicados, de haber cumplido su objetivo el atentado, los muertos se hubiesen producido entre altos funcionarios civiles del gobierno y de todo el alto mando militar de las 4 fuerzas presentes en el acto.

Para  algunos, el atentado no es más que un circo montado por el gobierno para empujar a sus partidarios a cerrar filas en momento críticos cuando se anuncia que a partir del 20/08 se va a lanzar una fuerte ofensiva contra los trabajadores y pueblo oprimido vía devaluación y aumento de la gasolina. Para otros, el atentado es un hecho real impulsado por sectores de la oposición, que desesperados en su aislamiento político social, teniendo los recursos, organizan acciones, incluso de carácter terrorista reaccionario, para salir de Maduro a como dé lugar.  Buscan estos sectores, en el mejor de los casos, provocar un vacío político que obligue la realización de nuevas elecciones presidenciales que le permitan acceder a la conducción del estado, sin obviar que, producto de la conmoción que genere el magnicidio, frenar o golpear al movimiento de masas que viene en un interesante, aunque disperso ascenso en sus luchas.

Visto el fallido magnicidio, el gobierno trata de sacarle fruto al mantener el rechazo de las masas a la violencia, con su objetivo reaccionario, antiobrero y antipopular, trata de aglutinar a estos para debilitar la resistencia a la declaración de guerra que ha emitido para el 20/08 y así cumplir su objetivo que sea el pueblo trabajador quien pague la crisis capitalista que venimos sufriendo.

Frente a estas dos posiciones, los revolucionarios tenemos que tener la nuestra propia devenida de los intereses de clase que defendemos. En primer lugar nosotros rechazamos este tipo de acción decidida por encima de la opinión de las masas explotadas y oprimidas, que son ejecutadas no para defender los intereses del pueblo trabajador, sino el de sectores de las clases explotadoras que se ven desplazadas de los puestos de decisión del gobierno. Rechazamos a su vez la utilización de este accionar para manipular a las masas, para amarrarlas al carro de su propia explotación y opresión; para convertirlas en ariete entre fracciones de la burguesía y lo más grave aún como ariete contra sectores de la clase obrera y el pueblo oprimido, en fin, son usadas para dividirnos como pueblo y así fortalecer las posiciones imperialistas y burguesas en general. Teniendo claro que apoyar al gobierno que todavía se autoproclama revolucionario a pesar de las pruebas de sus negociaciones con el imperialismo (Tratado de Doble Tributación), con la propia burguesía nacional (Mesa Técnica de Economía Productiva, exoneración de impuestos de importación, entrega de materia prima a precios subsidiados), detención de luchadores obreros, prohibición del derecho a huelga y manifestación, contratación colectiva y sindicación todo esto para permitir la aplicación del PLAN DE AUSTERIDAD ECONÓMICA BURGUESA, es ponernos de su lado en su accionar antiobrero y antipopular, nuestra respuesta no puede de ningún modo apoyarle, sino combatirle desde las filas de la clase y con sus métodos. Así mismo apoyar el accionar de la burguesía en su conjunto o a sectores de esta, cuando ha quedado más que claro que TODAS LAS ACCIONES que han llevado a cabo, tienen como único interés el lograr un recambio en la conducción del gobierno para acelerar los planes de AUSTERIDAD ECONÓMICA BURGUESA favoreciendo la hegemonía del capital imperialista yanqui sobre nuestro país, apoyarles es admitir que Venezuela y nuestro pueblo tienen que estar sujetos a las decisiones imperiales, sin ningún grado de independencia, es sencillamente amarrarnos de pies y manos a los intereses de potencias capitalistas, lo que va en contra de nuestro interés de alcanzar la PLENA INDEPENDENCIA POLÍTICO ECONÓMICA de todo centro capitalista y construir una PATRIA SOCIALISTA, que es al fin y al cabo la única manera de alcanzar la LIBERACIÓN NACIONAL, tarea que históricamente le correspondería cumplir a la burguesía, pero que por sus lazos de dependencia intercapitalistas le está vedado realizar y por lo tanto esta tarea la tiene que realizar la clase obrera, desde sus propias organizaciones de poder obrero y popular, aparejada a las tareas de orden socialista.

Claro está que a la clase obrera, al pueblo y a los sectores socialistas revolucionarios no nos es indiferente el tipo de gobierno que tengamos como tampoco lo es el accionar de algún sector de la burguesía para imponernos su forma de explotación. Frente a cada gobierno la clase obrera tiene que armar su respuesta en camino a su liberación social y económica; frente a cada coyuntura que la burguesía nos plantee un reto, la clase tiene que armarse con sus propios objetivos y sus propios métodos de lucha para alcanzar los fines de destruir al capitalismo y conquistar un gobierno obrero y popular en una Venezuela Socialista. Los socialistas revolucionarios tenemos que contribuir al armamento teórico político de la clase para que esta pueda responder adecuadamente manteniendo y multiplicando su capacidad de lucha con plena independencia político organizativa.

Hoy, mientras el sector burgués representado en el gobierno trata de amarrarnos a su política de conciliación con diversas expresiones de poder burgués a nivel internacional que se pelean por un reacomodo del mercado mundial, dando peligrosos pasos hacia una conflagración mundial, empedrándolo en confrontaciones en el Medio Oriente, en disputas en la península Koreana y más abiertamente con la toma de medidas sancionatorias y proteccionistas en el comercio entre la Unión Europea y Rusia, entre los EEUU e Irán, entre los EEUU y la U.E, entre los EEUU y los países del TLCAN, entre los EEUU y Rusia y China, la MUD, el Frente Amplio y otros nos plantean que la salida a la crisis es volver al área de dominación absoluta de los EEUU, pero coincidiendo ambos en que somos el pueblo trabajador el que tiene que ceder sus conquistas reivindicativas e históricas a favor de los grupos burgueses.

Si este tipo de accionar se puede producir, la culpa recae en el propio Maduro, pues es él y su séquito quienes mantienen la ilusión de la existencia de una burguesía progresista que quiere el progreso del país, cuando ha demostrado, bajo los gobiernos de la IV y de la V República que su único amor es por dólar de la renta petrolera, que ella prefiere colocarse de rodillas frente al imperio del norte, que mientras recibe el financiamiento del propio Maduro, conspira para sustituirle apenas se le presente la oportunidad. Así mismo, sea cierto o no que el expresidente Santos de Colombia haya estado detrás del atentado, debemos recordar que Maduro lo llegó a llamar “su nuevo gran amigo”, con todo y que sabía y sabe la calidad de político burgués que es ese señor y el nuevo presidente Iván Duque, ambos representantes de la misma clase burguesa colombiana, servil del imperialismo que ha firmado pactos militares con este y la OTAN no para proteger al pueblo colombiano.

Claro que los revolucionarios condenamos este tipo de atentado pues por sus fines y métodos son contrarios a los intereses de la clase obrera y el pueblo, pero también condenamos al gobierno que alienta ilusiones en sectores burgueses patriotas y en presidentes gringos demócratas, lo que constituye un engaño que solo puede tener el objetivo de mantenernos amarrados a su carro para que paguemos la crisis que ellos vienen administrando a favor de la burguesía. Y así como condenamos el atentado terrorista ejecutado el pasado 4 de agosto también condenamos el PLAN (terrorista) DE AUSTERIDAD ECONÓMICA que Maduro nos está aplicando al pueblo en acuerdo con la burguesía, pero lo condenamos y rechazamos, no para ser sustituido por otro plan y otro gobierno burgués sino por uno de la clase obrera, basado en sus organismos Asamblearios y por ello planteamos la realización de un CONGRESO NACIONAL DE TRABAJADORES CON DELEGADOS DE BASE, electos democráticamente en cada centro de trabajo, donde se discuta y se apruebe el qué hacer frente a la crisis. Condenamos la acción terrorista que ha sido avalada con su silencio por los políticos Burgueses de la MUD, del Frente Amplio y del frente de Henry Falcón y por Fedecámaras, pero creemos que solo expropiando a esos sectores burgueses y sus monopolios y Bancos estaremos restándole la base material con la cual financian dichos atentados y el que le aplican al pueblo todos los días con la inflación y el desabastecimiento; estamos de acuerdo que se abra una investigación profunda de ese atentado pero también de la acción terrorista que se nos aplica y que destruye nuestros salarios, investigación que por su naturaleza no puede estar en manos del propio gobierno y sus instituciones burguesas que son cómplices del financiamiento de la burguesía que se critica y por lo tanto quién tiene que investigar esos actos terroristas tiene que ser una Comisión amplia de representantes obreros y a quiénes estos designen a tal fin, electos en un CONGRESO NACIONAL DE TRABAJADORES CON DELEGADOS ELECTOS DEMOCRÁTICAMENTE EN LAS EMPRESAS y que rindan informe a este CONGRESO OBRERO QUE LOS ELIGIÓ.

Los socialistas revolucionarios condenamos el atentado del 04/08/2018 y así mismo condenamos los atentados que se cometen todos los días contra nuestros salarios y que destruyen nuestro nivel de vida. Los socialistas revolucionarios, planteamos que se abra una investigación sobre el atentado del 04/08/2018 y sobre los atentados que se comenten contra nuestros salarios y que engordan las cuentas bancarias de empresarios, bachaqueros y políticos al servicio de la burguesía. Los socialistas revolucionarios planteamos que solo expropiando sin pago los monopolios y la banca bajo control obrero, creando el monopolio del comercio exterior y suspendiendo el PAGO DE LA DEUDA EXTERNA y desconociendo LOS TRATADOS DE DOBLE TRIBUTACIÓN, podremos derrotar a los culpables de todos los actos de terrorismo que se están produciendo en el país. POR UN CONGRESO NACIONAL DE TRABAJADORES, CON DELEGADOS ELECTOS DEMOCRÁTICAMENTE, que apruebe un PLAN DE EMERGENCIA OBRERO Y POPULAR que ACABE CON LOS TERRORISTAS Y SUS CÓMPLICES.

NO HAY SALIDA INTERMEDIA A LA CRISIS: SOCIALISMO O BARBARIE!

CONSTRUYAMOS EL PARTIDO SOCIALISTA REVOLUCIONARIO DE LOS TRABAJADORES!!!

It's only fair to share...Share on Facebook9Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0