GOLPE, INVASIÓN Ó DESGASTE….

La crítica situación económica expresada en una inflación desenfrenada y creciente semana a semana, con una lenta alza en la protesta social que incluye a sectores del movimiento obrero, pero con una oposición dividida y sin discurso que les dé perspectiva de alternativa frente al desgaste social del gobierno, le permite a este seguir jugando con el discurso cohesionador de la invasión militar directa o indirecta de los gringos a fin de derrotar la autocalificada revolución bolivariana.

Es cierto que los EEUU preparan una invasión desde el Caribe o desde Cúcuta contra el gobierno… Aparte de las amargas experiencias gringas por los resultados de sus invasiones a Afganistán e Irak y de su intervención en Siria, la cosa no se le presenta fácil a Trump ya que no ha logrado el consenso entre las burguesías latinoamericanas, ni si siquiera entre aquellas que se han sumado al coro imperial contra Maduro; a ello se le suma la victoria de López Obrador que ha dibujado un debilitamiento de los discursos intervencionistas al igual que la derrota de Rajoy, la arista más aguda que desde la UE punzaba al gobierno. Provocar una ola de indignación que puede traducirse en movilizaciones antiimperialistas en parte del mundo, no pareciera ser una opción a jugarse contra un régimen que se mantiene fiel y respetuoso de los acuerdos proimperialistas firmados por Chávez y a la propiedad de los capitales extranjeros y nacionales, y por ningún lado da pasos para impulsar una política antiimperialista “cardenista o allendista”, ni soñar con medidas socialistas.

Golpe de Estado…. Hasta el sol de hoy el gobierno ha podido contener el descontento social dentro de los cauces “democráticos” de las negociaciones desmovilizadoras; las pocas acciones de la clase obrera como el de los trabajadores de la salud y de los universitarios o CORPOELEC, ninguna se ha salido del cauce de los reclamos reivindicativos que no puedan, por lo menos por ahora, ser tratados por los mecanismos normales de la legalidad burguesa, por lo tanto no hay motivo para movilizar al partido armado de la burguesía en una acción que pueda generar graves consecuencias en su unidad por la respuesta de las masas.

TRUMP NO PUEDE QUEDARSE DE BRAZOS CRUZADOS

Y  no lo está. Trump está moviendo sus fichas para seguir presionando a un Maduro para que ceda aquí y allá para permitir desplazar a los competidores capitalistas, pero también para que tome las debidas medidas que estabilicen la economía venezolana bajo el paraguas del FMI, que es de interés imperialista. A la vez, Trump se está moviendo para recomponer a la oposición burguesa que anda vuelta trizas; Falcón convoca y se reúne con las principales organizaciones y figuras burguesas para cumplir tal cometido y le permita a él, elevarse como la más importante, de allí que ya le ofreció a los que no están legalizados para las elecciones a que participen con la tarjeta de su Avanzada Progresista. Recompuesta la unidad de la oposición burguesa al chavismo, desgastado Maduro hasta quedar en la lona en su enfrentamiento con el descontento de las masas obreras y populares, la convocatoria a elecciones adelantadas y acordadas entre gobierno y oposición tienen el camino abierto. El recambio en la dirección del gobierno es una posibilidad cierta con un chavismo en crisis y una oposición renovada que en su discurso se sacudirá de todas las consecuencias de las medidas de austeridad que su antecesor Maduro tomó para hacer pagar la crisis económica sobre las espaldas de la clase obrera y sectores populares. El FMI entrará con su más de 100.000 millones de dólares en préstamos neocolonizadores y de acuerdo a sus planes, haciendo entrar nuevamente a Venezuela al redil de los países semicolonias arrodillados ante el amo imperialista gringo.

UN DETALLE

Estos son los planes imperialistas acordados con los sectores políticos burgueses. En esos planes se asegura que las masas se le voltearán al chavismo y entrarán en su mayoría mansas al redil de la oposición reconstituida y es aquí donde su apuesta la pueden perder y es obligación de los sectores revolucionarios trabajar para que así sea, para que el pueblo trabajador se desprenda del chavismo y se oriente hacia el marxismo revolucionario, teoría que le permitirá avanzar consecuentemente sobre el imperialismo y todas las fuerzas burguesas hacia el socialismo.

Ricardo Galíndez

CSR-El Topo Obrero

It's only fair to share...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0