UNAS PRIMERAS NOTAS SOBRE LOS RESULTADOS ELECTORALES DEL 20M

LOS DATOS ELECTORALES

1.- Sobre un censo de 20.482.113 millones de ciudadanos con derecho de voto, se dio una participación  de 9.132.655.

Maduro: fue reelegido en su cargo con 6.190.612 votos, mientras Henry Falcón: obtuvo 1.917.036,Bertucci: 925.042 votos y      Reinaldo Quijada: 34.614, de la UPP99 y apoyado por Marea Socialista.

La participación fue del 46% y la Abstención se elevó a 11.350.458 votos que significan el 64% del universo inscrito en el REP, lo que constituye la abstención más alta en elecciones presidenciales desde el año 1958. De los resultados emitidos por el CNE, calculamos que el total Votos de Nulos fue de unos 300.000 votos.

Estos son los datos numéricos de los resultados electorales del 20M y de los cuales requerimos hacer un análisis que nos permita ubicarnos en la próxima etapa de la lucha.

UNA VICTORIA: UN GOLPE A LAS FUERZAS DEL GOBIERNO  Y LA OPOSICIÓN

Las elecciones han representado un duro golpe para el gobierno que en medio de la crisis económica que implica la destrucción del principal aparato productivo nacional como lo es PDVSA (80 de cada 100 dólares que ingresan al país), que ha visto disminuir su capacidad de producción de petróleo de 2.500.000 barriles diarios, a 1 millón 400 mil y en bajada; de las refinerías (Complejo refinador de Amuay y Puerto La Cruz) que ya ni siquiera están operativas para producir la gasolina requerida para el mercado interno y menos aún para exportar; de las empresas básicas del estado (Sidor, Alcasa, Venalum, Ferrominera) y el cierre de centenares de empresas privadas, ha visto un aumento importante de las protestas por agua, luz, alimentos, gas doméstico, lo que incidió en la pérdida de una parte de su base social con todo y los miles de millones gastados en medidas de chantaje como son los diversos bonos que se han venido multiplicando a granel.

Pero a la crisis del gobierno se suma  la de la oposición burguesa que consolidan su división y carencia de un liderazgo que les cohesione, cuestión que se refleja en la votación de Henry Falcón y su 1.917.036 votos y Bertucci con 925.042 votos y el sector el abstencionista con 11.350.458 votantes que restándole un 30 por ciento de abstención tradicional que sería unos 6 millones de votos,(el padrón electoral está en unos 20 millones de votantes) sería el responsable -la dirección de la MUD- de que se perdiesen las elecciones o por lo menos de haberse plantado en una votación más pareja el pasado 20 de mayo, con lo que la burguesía hubiese dado un paso adelante en la reconstrucción una fuerte alternativa a la crisis del chavismo. La oposición burguesa sigue pagando la violencia guarimbera que le enajenó una parte importante del pueblo.

Ambos bloques de la oposición ya han comenzado a hacerse las acusaciones, unos de traidores y los otros de culpables de la derrota sobre Maduro. Esta situación deja a la burguesía pro yanqui sin un liderazgo unificado que les permita avanzar en lo inmediato una propuesta que aglutine a las masas descontentas; pero para el gobierno y la burguesía que le apoya, las cosas tampoco se ven bien, pues el debilitamiento de la base social, en momentos que se prepara la aplicación de nuevas medidas económicas que acentuarán las penurias del pueblo trabajador y de allí de una potencial multiplicación y radicalización de las luchas, no es un buen augurio que con paños tibios  pueda frenar y desviar las mismas, con lo que el arma fundamental para poder frenar y derrotar a las masas asalariadas, explotadas y oprimidas, es la represión abierta como la aplicada a los trabajadores de Valencia.

HACIA UN GOBIERNO DE ALIANZAS

El gobierno en su debilidad ha llamado a los otros candidatos a sentarse a conversar, lo que ya fue escuchado por Bertucci y Reinaldo Quijada. De la conversación con Bertucci, el primer resultado ha sido la liberación de unas decenas de presos políticos, siendo posible otros y el que el gobierno se abra a la ayuda internacional, que alivie la escasez de alimentos. El resto de la oposición está enredada en su discurso de salir por la vía pacífica de Maduro, pero habiendo perdido la oportunidad de las elecciones el 20 de mayo, su carta fuerte es la política injerencista yanqui que ha anunciado nuevas medidas que han pasado del plano de individualidades al de afectar los bienes del país en territorio norteamericano y la elevación de las dificultades para refinanciar la deuda externa o conseguir nuevos empréstitos.

Así mismo la crisis ha empezado a afectar las filas castrenses. El propio Maduro ha admitido que días antes de las elecciones se han detenido a varios oficiales incluyendo generales por conspiración, mientras informes dan cuenta que uniformados empiezan a desertar por falta de alimentos en los cuarteles, lo que genera un nuevo foco de inestabilidad para el gobierno, que tiene su principal pata de apoyo en la FANB.

CRISIS Y OPORTUNIDADES PARA LA IZQUIERDA REVOLUCIONARIA

Podemos decir en este momento que Las “elecciones” presidenciales abren una nueva etapa de la crisis política en Venezuela, para el gobierno como para la oposición burguesa. Algo similar sucede en el campo de la izquierda que dio apoyo a Reinaldo Quijada, el cual, aparte de reconocer el triunfo de Maduro, dijo estar dispuesto a conversar con este en sus términos, después que en plena campaña llegó a sostener que había obtenido un triunfo moral sobre el candidato oficialista.

Para los marxistas revolucionarios que llamamos a votar contra cualquier opción burguesa, capitalista, representada por Maduro, Henry, Bertucci o Quijada, se nos presenta un panorama donde el aumento de la conflictividad social será un terreno donde podremos insertar nuestras propuestas revolucionarias, anticapitalistas y socialistas; la continuada ofensiva imperialista permitirá levantar consecuentemente las banderas antiimperialistas como parte de las propuestas de clase, puesto que solo la clase obrera puede dirigir una lucha consecuentemente antiimperialista, tal y como lo hemos vivido donde ninguno de los sectores burgueses ni pequeñoburgueses han sostenido la pelea contra el imperio más allá de las amenazas verbales, cual guanteo de sombra que solo ha envalentonado a este para profundizar sus medidas económicas que estamos pagando los sectores obreros y populares. Estamos viendo como los lacayos imperialistas se pasean por el mundo incluyendo Venezuela, mientras se les responde desde los medios de comunicación y se les alimenta con prebendas, facilidades para sus negocios y créditos del estado y sus bienes no se les toca ni con pétalo de una rosa.

PERSPECTIVAS

Producto de la profundización de la crisis y del ataque despiadado del gobierno contra los niveles de vida y condiciones de trabajo del pueblo, ataques que asumirá desde los próximos días nuevos niveles de violencia con aumentos de la gasolina, los servicios públicos, de precios de los alimentos, vestido y calzado y la devaluación del bolívar, se presentarán nuevos focos de descontento y altamente probable una reactivación importante del movimiento obrero, lo que nos dará oportunidad de levantar las debidas propuestas reivindicativas, vinculadas a las antiimperialistas y las anticapitalistas y socialistas, las de poder obrero y popular, única alternativa para salir de la crisis global del capitalismo que estamos viviendo. Ante la multiplicación de las luchas desde las bases populares, consignas hacia la unificación y coordinación de las mismas, con métodos democráticos de elección de las direcciones pueden cumplir un importante papel para su fortalecimiento tanto en lo táctico como en lo estratégico.

LA UNIDAD ENTRE LO REIVINDICATIVO Y LAS TAREAS POLÍTICAS DE PODER DE CLASE

Combatir las ilusiones pequeñoburguesas y burguesas sobre salidas intermedias a la crisis del capitalismo sin acabar con este, se facilita por lo que las masas están viviendo. Impulsar la unidad combativa de la clase obrera a través de un CONGRESO NACIONAL DE TRABAJADORES CON DELGADOS DE BASE REVOCABLES Y CON MANDATO es una tarea de primer orden para presentar combate efectivo a la burguesía y sus lacayos que han infiltrado las filas del movimiento obrero y la de los revolucionarios.

Construir el PARTIDO SOCIALISTA REVOLUCIONARIO DE LOS TRABAJADORES es una tarea que va aparejada al impulso del CONGRESO NACIONAL DE TRABAJADORES, pues es la única herramienta que nos garantizará que el mismo servirá a los intereses de los trabajadores y el pueblo y no de la propia burguesía.

Ricardo Galíndez

Miembro de la Dirección de la CSR-ETO

It's only fair to share...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0