Acerca del Movimiento Oposición de Izquierda en Lucha (OIL)

   El movimiento, integrado por diversas organizaciones sociales y políticas de tendencias izquierdistas y en principio, independientes, como: Unidad Socialista de los Trabajadores (UST), del Partido Socialismo y Libertad (PSL), de la Corriente Clasista, Unitaria, Revoluciona y Autónoma (CCURA), de la corriente Palabra Obrera y de RUPTURA entre otros, tiene entre sus objetivos “…construir una alternativa política de los trabajadores y el pueblo humilde, enfrentada a las opciones patronales, enemigas de los trabajadores como lo son el PSUV y la MUD…”.

El OIL manifiesta oponerse al gobierno de Nicolás Maduro y a sus políticas económicas, que han sumido al pueblo y a la clase trabajadora en la miseria y  pobreza. También expresa oponerse a la derecha (Mesa de la Unidad MUD), y a los sectores empresariales que, de acuerdo a sus intereses de clase, le hacen el juego al gobierno, ejecutando al pie de la letra los acuerdos a los que han llegado en sus mesas de negociaciones.  Sin embargo, en su artículo “Ante el hambre y la tragedia que vivimos los venezolanos reivindicamos la movilización y la propuesta popular” el OIL realiza una serie de concesiones y precisiones que ponen en cuestionamiento el carácter clasista de esta y nos alejan  de sus planteamientos.

    En primer lugar, enmarcan la crisis económica venezolana, no en la crisis internacional de capitalismo, lo enmarcan en el saqueo de la renta petrolera efectuada desde los días del gobierno de Hugo Chávez, en la fugas de capitales y en los índices de corrupción; es decir,  han dado a entender que con un cambio de gobierno  -pero conservando este sistema capitalista-, resolvería la crisis económica venezolana. El OIL da a entender que la solución al problema económico venezolano es cambiar el gobierno con personas moralmente correctas entonces no habría fugas de capitales, se detendría el saqueo petrolero y la realidad del país sería entonces, distinta.

    La crisis económica venezolana viene dada en principio, por la crisis capitalista mundial, matizada por las políticas económicas desarrolladas por los gobiernos -Chávez y actualmente, de Maduro -.  El Documento no cuestiona al estado burgués, ni explica que no hay salida a la crisis que vivimos dentro del capitalismo y lo que proponen, justamente lo hacen dentro de este marco capitalista por lo que al final, su programa resulta en reformismo burgués.

    En segundo lugar, el documento hace concesiones a un sector de la burguesía opositora, al mencionar que deben “ser consecuentes en el acompañamiento a las protestas populares contra el hambre como ocurrieron el año pasado” como si alguna vez, la MUD ha sido parte del movimiento popular.  Esto deja a pensar o que son sumamente inocentes para creer  que sectores de la burguesía se sumarán a las luchas populares o hay una pretensión de conciliar con estos, no cuestionando de fondo su carácter antiobrero. Es una cuestión de clase. La MUD es parte de la burguesía venezolana, maneja parte de los medios de producción, por lo que sus intereses son contrarios a los intereses de la clase trabajadora y del pueblo mismo. Nunca estarán a favor de la lucha obrera y popular.

El OIL realiza un llamado a los sectores descontentos de las Fuerzas Armadas a unirse al pueblo en la lucha contra la crisis económica que vive el país, pero es un llamado contradictorio pues no llama a la destrucción de las FANB como institución del estado burgués si no a sumarla al movimiento obrero.  Las Fuerzas Armadas están creadas precisamente para combatir a quien se salga de orden burgués, ellas están para preservar el estado burgués. En todo caso el llamado de clase, revolucionario seria crear milicias obreras que si apoyen al movimiento obrero y popular.

El documento en sí, no deja claro quién y cómo se llevaría a cabo el programa propuesto, y  esto no es una cuestión secundaria puesto que quien lleve a cabo las acciones será sobre quien luego descansará el poder económico político y militar, entre las consignas prepuestas se encuentran: No pago de la deuda externa (con lo cual estamos de acuerdo), el aumento del salario mínimo real a fin de que cubra la canasta básicala realización de una reforma agraria (esta medida por si sola no nos dice nada, en Venezuela, Acción Democrática desarrolló este tipos de planes con los resultados ya conocidos), la concreción de una reforma tributaria progresiva (esta medida parece decir que se conservaría el sistema de tributario actual pero REFORMANDOLO) y la recuperación de las empresas básicas,  cómo?, quien?, bajo qué mecanismos se recuperan las empresas básicas?,  nacionalización de la industria petrolera (como sería esa nacionalización?), quien maneja las empresas básicas y la petrolera? ¿La burguesía?, ¿El pueblo? ¿Bajo control obrero? ¿El partido?

No basta con solo tomar estas medidas dentro del marco burgués, eso solo es reformismo. No basta con solo plantear una salida obrera y popular sino plantearla con un programa realmente clasista y socialista sin medias tintas. Plantear el control obrero de la producción en donde el obrero participe como clase, en la toma de decisiones, el monopolio de las importaciones, la nacionalización de la banca, una serie de medidas que sin ellas se profundizará aún más el desastre económico en el que estamos y en donde simplemente la banca y las importaciones (las palancas de la economía), seguirán en manos privadas.

Plantar una salida obrera y popular implica la organización de la clase obrera, constituir esa salida, cómo, a través de qué y cuales herramientas, porque si no entonces la clase no tendrá los mecanismos mediante los cuales ejercer el poder. Es por ello que en la CSR planteamos la organización de la clase desde sus bases, planificando un gran  Congreso Nacional de Trabajadores, con delegados electos desde las bases, en donde se discuta un programa para y por los trabajadores, un programa sin medias verdades, revolucionario, clasista,  que nos permita discutir y tomar decisiones como clase para poder enfrentar la crisis económica, política y social a la cual nos enfrentamos.

Inti   —    CSR-El Topo Obrero

It's only fair to share...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0