Argentina: El 18 paro y movilización para derrotar la ofensiva antiobrera y antipopular

Argentina

 Compañeros/as:

  La movilización de los trabajadores y las contradicciones internas obligaron al gobierno a levantar la sesión del jueves. Sin embargo el gobierno se recompuso rápidamente y convocó a otra sesión parlamentaria para hoy lunes 18/12. Ahora ha tratado de asegurarse con más holgura el quórum necesario para sesionar y los votos para aprobar la funesta reforma jubilatoria.

El argumento con el que tratan de convencer a la opinión pública y a los trabajadores es que no habría perjuicio en el cobro de las jubilaciones. Eso ya lo dijeron antes y ahora con el bono de compensación ya están reconociendo que había un perjuicio. Pero como cualquiera se puede dar cuenta un bono por única vez no cubre un desfasaje de un porcentaje. Sin embargo ese no es el único problema. No se trata de que, como dicen muchos salgamos a pelear por nuestros viejos y abuelos. Se trata sí de eso pero también se trata de nosotros mismos porque el principal problema de la nueva ley de jubilaciones no es el desfasaje salarial sino el aumento de la edad jubilatoria hasta los 70 años. Esta es la principal cuestión que todos los que finalmente quieren llegar a un arreglo con el gobierno ignoran. El aumento de la edad jubilatoria que aparece en primera instancia como algo “opcional y voluntario” será en la realidad impuesto por la necesidad ante la imposibilidad de sostener una vida digna con los niveles de asignación jubilatoria que ni de lejos legan a cubrir la canasta del jubilado estimada en más de 17 mil pesos, cuando la mínima que cobran el 80’ % de los jubilados está en un poco más de 7 mil. Este es el principal problema por el cual debemos rechazar la reforma previsional porque en los hechos, ahora “opcionalmente” y más adelante obligatoriamente nos harán trabajar hasta los 70 años de edad compañeros, será cadena perpetua bajo el látigo de los capitalistas, sin que siquiera podamos vivir unos años de descanso antes de morir!!!!

Pero la cuestión de fondo es que el gobierno intenta hacer pasar por el Congreso no solo la reforma jubilatoria sino la reforma impositiva que implicará despidos de empleados públicos tanto provinciales como municipales. La reforma laboral que dará más facilidades a las tercerizadas, y flexibilizará los convenios eliminando las horas extras con el curro del banco de horas, etc. También van contra los trabajadores y los pobres la reforma sanitaria del CUS, y la reforma educativa.

Es un ataque en general, en múltiples aspectos contra el nivel de vida salarial y de las condiciones de trabajo de toda la clase trabajadora. Si queremos parar este embate de los gobernantes que representan los intereses de la clase patronal en nuestra contra tenemos que hacernos fuertes ahora contra la reforma jubilatoria.

Para esto deberemos redoblar la movilización porque, si bien el jueves pasado la movilización de la clase trabajadora y las contradicciones en el bloque gubernamental-patronal dieron como resultado un retroceso coyuntural de la ofensiva antiobrera y antipopular, que en este primer capítulo tenía como objetivo imponer la reforma previsional (y la reforma impositiva), ahora el gobierno se ha preparado mejor asegurándose la presencia y el voto favorable de más diputados.

No se puede encomendar la tarea de frenar la reforma a los diputados kirchneristas. El kirchnerismo ha tratado de capitalizar políticamente la caída de la sesión parlamentaria, y quieren sacarse la piel vieja refregándose sobre sus bancas, mientras que, pocos días atrás en el Senado, 20 representantes del FpV votaron a favor de esta reforma, y que cuando fueron gobierno, CFK vetó la ley que reconocía el pago del 82% móvil para las jubilaciones mínimas, con los mismos argumentos que ahora usa Cambiemos, y demoraba el pago de los juicios a los jubilados esperando que se murieran.

Para el día de hoy lunes, los gremios “opositores” a la conducción de la CGT, algunos inclusive que están en la conducción de la CGT, como la UOM, que están siendo presionados por sus bases y algunas seccionales, las CTA y ATE, CTEP y “movimientos sociales” como CCC y Barrios de Pie, y otros, además de la izquierda (FIT, Mas, Mst) movilizan hacia el Congreso nuevamente mañana y en algunas ciudades como Rosario también habrá movilizaciones de manera simultánea, como la convocada en la Plaza San Martín a partir de las 13 hs.

Aunque la verdadera posición de la burocracia sindical de todos los colores es la de quedar bien ubicados con la base pero sin movilizar a fondo, y sin siquiera haber comenzado con una campaña de movilización y plan de lucha discutido en asambleas de bases, parece que ahora, hasta el triunvirato de la CGT tiene que reubicarse llamando a último momento a un paro de 24hs a partir del mediodía del lunes. De todas maneras este paro será formalmente confirmado  luego de la reunión del Consejo Directivo de la CGT que está convocada para las 9hs de mañana, lunes, “salvo que -como dijo el triunviro Acuña- el Presidente Mauricio Macri reflexione”.  La CGT dijo que “se opone” a la reforma jubilatoria “porque no fueron consultados”. O sea de ahí no pudieron hacer negocio. En última instancia ningún dirigente sindical de ninguna de las alas de la burocracia quiere sacar los pies del plato del entramado burocrático que los ubica como sostén imprescindible del régimen burgués, y por esa función exigen su parte.

Desde el PCO impulsamos el paro, la movilización y la organización de acciones con participación real de las bases del movimiento obrero.

 Los trabajadores debemos aprovechar este paro y esta convocatoria para hacernos oír, para manifestar con fuerza nuestra oposición, pero hay una cosa que cada vez queda más claro: con estos dirigentes sindicales no se puede dar ninguna pelea seria contra los ataques de los Gobiernos y las patronales. Tenemos que ir organizándonos desde las bases, haciendo asambleas, tratando de conectarnos con trabajadores de otras fábricas o establecimientos, para ofrecer una verdadera resistencia a la ofensiva antiobrera y antipopular del Gobierno. Debemos forjar una coordinadora de lucha que incluya a todos los sectores del movimiento obrero que estén dispuestos a luchar, con una clara política independiente contra el ajuste y la represión de Macri, los gobernadores y las patronales. La jornada del jueves 14 de diciembre mostró claramente la necesidad de preparar la autodefensa por parte de las organizaciones obreras y populares. También llamamos a los partidos que integran el FIT a dejar de lado sus disputas de “cartel” y unirse en un fuerte bloque clasista para impulsar una política de frente único y de  movilización de los trabajadores de base, contra los gobiernos, las patronales y las burocracias traidoras.

*PARTIDO DE LA CAUSA OBRERA-PCO*

It's only fair to share...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0