¡¡Aparición con vida de Santiago Maldonado!!

¡¡A un mes de su desaparición convocamos a participar en las concentraciones que reclaman su aparición con vida!!

En Rosario nos movilizamos el viernes 1/9 a las 17hs desde plaza San Martin

El 1° de agosto la Gendarmería desplegó su fuerza represiva contra la comunidad mapuche Pu Lof de Cushamen. Los mapuches pedían la libertad del lonko (jefe) Facundo Jones Huala y reclaman la posesión de sus tierras ancestrales, de las que fueron despojados por los gobiernos de la burguesía criolla, y que ahora poseen en propiedad privada poderosos capitalistas-terratenientes como Bennetton, que tiene 1 millón de hectáreas. La Gendarmería y el gobierno de Macri actuaron en nombre de los intereses de la oligarquía de la Sociedad Rural y los terratenientes extranjeros.

Santiago Maldonado no es un militante, ni es un mapuche. Es un joven artesano que se afincó desde hace un tiempo en la zona y decidió apoyar la causa del pueblo mapuche. Cuando comenzó la represión Santiago corrió como los demás hacia un río, pero no se animó a cruzarlo porque no sabe nadar. Allí aprovechó la Gendarmería para capturarlo. De ahí en más nada se sabe sobre la situación de Santiago.

El gobierno, a través de Patricia Bullrich, lanzó una campaña de distracción. Como en otros casos de desapariciones se hizo circular por los medios el relato de un camionero que habría trasladado a Santiago en una ruta de Entre Ríos.  Después apareció un video en el que se ve a un joven muy parecido en el local de ventas de una estación de servicio de la misma zona.

Periodistas oficialistas, y políticos del Pro y aliados se esfuerzan para que la desaparición de Santiago no afecte electoralmente a “Cambiemos”. Reclaman que no se haga una utilización política de la desaparición. De repente se acordaron de Julio López, reclamándole al kirchnerismo: “uds también tienen un desaparecido”. Ambas fracciones burguesas se tiran mutuamente los desaparecidos; ambas quieren ocultar su responsabilidad política en las desapariciones.

Otro eje de la campaña furibunda para tapar la represión a la comunidad mapuche y la desaparición de Santiago, fue la calificación de los mapuches como terroristas, con el programa de Lanata como punta de lanza. De golpe parecía que un contingente del ISIS había desembarcado en el sur. En cambio, los que organizaron la matanza masiva de indígenas para arrancarle sus tierras y entregarlas a las familias patricias que fundaron la oligarquía, son próceres de la Patria. De las enormes extensiones de tierra que grandes capitalistas extranjeros, por el pacífico medio de la compra a precio vil adornando con dólares a quienes hiciera falta, se hicieron terratenientes del sur, nadie dice nada.

Una segunda emisión del programa de Lanata (27/8) en la que este reaccionario periodista entrevista a Jones Huala, sirvió para ordenar una nueva y masiva campaña en los medios tendiente a desligitimar los reclamos de la comunidad mapuche, justo en la semana previa a las concentraciones convocadas al cumplirse un mes de la desaparición de Santiago Maldonado, y cuando la campaña reclamando por su aparición con vida a ganado en extensión popular.

La desaparición de Santiago directamente a manos del aparato represivo del Estado, es un hecho muy grave, que remite a la metodología de épocas de la dictadura. Los argumentos de Lanata y otros periodistas, que en nombre del gobierno santifican la propiedad privada de la tierra, y califican como “delito” el corte de ruta como método de lucha, deja en claro la relación entre la represión al pueblo mapuche, la desaparición de Santiago y los intereses de los grandes capitalistas, terratenientes y petroleras, de la región.

Qué se puede esperar de Macri, que va a pasar sus vacaciones a la estancia Lago Escondido que compró el multimillonario inglés Joe Lewis, con el lago del mismo nombre y todo, al que los pobladores de la zona no pueden acceder. Pero tampoco del kirchnerismo, que, durante el gobierno de Cristina, votó una ley que concede a los extranjeros (y no se trata precisamente de campesinos

pobres) la posibilidad de adquirir un 15% de las tierras rurales del país, cuando en ese momento ocupaban el 6% (16 millones de hectáreas), con lo cual legalizó y extendió la extranjerización de las tierras.

Como ha denunciado el lonko Jones Huala, no sólo el macrismo los reprime, el kirchnerismo también los persiguió.

Por lo tanto, en primer lugar, apoyamos el reclamo de la urgente aparición con vida de Santiago Maldonado.

Y, en segundo término, reclamamos la libertad de Jones Huala y declaramos nuestro apoyo al derecho a la autodeterminación del pueblo mapuche y el respeto a la organización de su comunidad con sus propias normas en su territorio ancestral.

Nuestro programa socialista no es la vuelta atrás a sociedades comunales precapitalistas, sino la unidad de la clase trabajadora para luchar por la revolución socialista que libere las fuerzas productivas de los cepos en que la tiene refrenadas la propiedad privada capitalista. Sólo de esa manera la clase trabajadora y el pueblo podremos terminar definitivamente con la miseria y la explotación. Pero aspiramos a que la clase trabajadora, el pueblo pobre y todos los oprimidos logren esa unidad de manera consciente y voluntaria a través de su experiencia de lucha. Además de esa unidad y esa consciencia, en una estrecha relación mutua, está planteada la necesidad urgente de construir un Partido de Trabajadores revolucionario, lucha en la que ponemos todo nuestro esfuerzo militante desde el Partido de la Causa Obrera.

 

PARTIDO DE LA CAUSA OBRERA (PCO)

 

It's only fair to share...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0