Marcela Maspero y su encuadre con la ultraderecha

Rechazamos el pronunciamiento hecho por Marcela Máspero en nombre de UNETE al respecto de las detenciones de Julio García, Presidente del Colegio de Enfermeros; Rosmary Di Prieto, Presidenta del Colegio de Contadores del Estado Carabobo y Omar Escalante, Presidente de FetraCarabobo.

Consideramos irresponsables y manipuladoras las declaraciones de Máspero, quien también es militante del partido ultraderechista Voluntad Popular, pretendiendo confundir a la clase trabajadora y llevándola a posiciones contrarias a los intereses de clase, con la posición asumida ante este caso y otros donde se han visto directamente involucrados los trabajadores.

Entendemos primeramente que los dirigentes están siendo acusados por presuntos hechos vinculados al asalto al fuerte Paramacay, en una acción sin ningún vínculo con las bases gremiales que representan.

Rechazamos que Máspero en nombre de UNETE pretenda vincular las acciones realizadas por estos ciudadanos a las luchas verdaderamente genuinas y reivindicativas que ella señala como son: protestas por la falta de medicamentos, alimentos, servicios públicos, inseguridad, justicia, paz, libertad y democracia, cuando lo cierto es que forman parte de la camada de directivos sindicales que han venido encubriendo las acciones vanguardistas y violentas contra el pueblo de los llamados guarimberos, como acciones pro libertades democráticas. Máspero quiere dar a entender que existe una relación entre la detención de estos dirigentes y la lucha de la clase trabajadora, que hasta ahora ella no puede demostrar, pretendiendo decir que estos hechos hacen imposible el derecho a la manifestación pública, pacífica y democrática, que si bien no negamos la restricción a las libertades democráticas en el país, los hechos en Paramacay no son manifestaciones ni públicas, ni pacificas, ni de carácter democrático de la clase en defensa de sus intereses, sino por el contrario, acciones contrarias a nuestros intereses como pueblo trabajador por los objetivos perseguidos, cual es el derrocamiento del gobierno de mano del imperialismo gringo.
Reafirmamos que la acción realizada en Paramacay es una acción que va en contra de los métodos de lucha de la clase trabajadora, pues los participantes allí pretendían tomar por asalto un fuerte en una operación netamente militar, para finalmente realizar un robo de armas que dudamos fuese para armar un ejército clasista.
Rechazamos también la acción en Paramacay porque entendemos que el programa de este sector, que actúa de forma paramilitar y que coincide políticamente con el método, objetivos y programa de la MUD, que se plantea por objetivo sustituir el gobierno bonapartistas actual para colocar un gobierno más antidemocrático y autoritario con el único objetivo de defender y resguardar los intereses de la burguesía nacional e internacional, muy en especial los intereses del imperialismo norteamericano, aplicándonos un plan acelerado de ajuste económico para hacernos pagar la crisis que ellos mismos han provocado.

Pero como socialistas revolucionarios, es decir, consecuentes y verdaderos demócratas defensores de los intereses obreros y populares, nosotros también rechazamos y condenamos todas las violaciones a los derechos democráticos que se han venido produciendo desde el gobierno contra el movimiento obrero, estudiantil y popular, bajo la cobertura de frenar las acciones violentas de los guarimberos y una supuesta guerra económica contra el gobierno, donde las únicas víctimas somos los hijos del pueblo y cuyos beneficiarios de tal guerra son los sectores importadores, industriales, comerciales y bancarios de la burguesía y la burocracia gubernamental de uniforme y sin él, que le apoya desde el momento mismo que le entrega dólares preferenciales, con la plena libertad de justificar sus precios y de comercializar, protegidos incluso militarmente, todos los productos y bienes, condena que se extiende a toda detención arbitraria que pretendan los llamados cuerpos de seguridad del gobierno , que hoy están practicando contra algunos dirigentes de variadas corrientes políticas, no solo de la MUD,, buscando con esto, en el fondo, amedrentar a toda la clase trabajadora y convertir dichos métodos en el mecanismo práctico para sofocar todo el descontento y las luchas obreras y populares.

Exigimos de igual manera que a estas personas detenidas les sea respetado todos sus derechos democráticos, como están establecidos en la Constitución burguesa actual, rechazando la pretensión del gobierno de imponer la justicia militar como la justicia ordinaria para cualquier caso que atente sus intereses, cuyo trasfondo de clase es la misma de la justicia ordinaria, pero con métodos más autoritarios y despóticos y que hoy le son aplicados a dirigentes del polo burgués MUD, pero mañana, más temprano que tarde le será aplicado con toda furia, contra las genuinas protestas obreras y populares y sus dirigentes, como ya se está aplicando contra algunas luchas obreras y estudiantiles y perfilando en la ANC con la aprobación de leyes contra el supuesto terrorismo y el odio de clases.

Adrian Ortiz

militante de la Corriente Socialista Revolucionaria – El Topo Obrero

 

It's only fair to share...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0