EDITORIAL

SENTENCIAS 155 Y 156

FUERON POR LANA Y SALIERON TRASQUILADOS

El domingo 26 de abril, el presidente Maduro, estaba alegre. Había logrado reunir y presentar al país lo más granado de los amos del capital en Venezuela. Con el circo de la Expo Venezuela Potencia le estaba diciendo al pueblo venezolano que los problemas del país ya no eran tales, sino destellos de un excelente porvenir con la recuperación de la industria y un lanzamiento de las exportaciones no tradicionales y para ello el gobierno aportaba, -contante y sonante – 3 decenas de millones de dólares y en cartas de crédito un monto no hecho público, pero que ciertamente deberá ser mucho mayor al entregado en el acto de cierre, pues las exportaciones no se levantarán de manera sensible con unos centenares de millones de dólares, ya que se trata de cubrir el hueco que ha dejado la baja de los ingresos de las exportaciones petroleras que superan los 30.000 millones de dólares.

 

Pero para quienes vieron el cierre de la Expo ese domingo, se le abrían los ojos y el entendimiento ó quedaba aturdido, de ver la santa alianza que se ha venido tejiendo entre el gobierno bolivariano y la vieja oligarquía, los odiados y saboteadores pelucones de semanas atrás, que se habían convertido en prósperos y pujantes empresarios dispuestos a dar todo por el país y dónde, -palabras del presidente- los verdaderos saboteadores de la economía eran los intermediarios apostados en trincheras de Miami y Cúcuta.

 

Maduro mostraba estar convencido que los acuerdos firmados con esa burguesía parasitaria que se le guindó del cuello (chequera) eran sólidos, y por ello dijo que los empresarios presentes van a ayudar a levantar la economía venida a la quiebra. Sudaba como nunca quizás por el esfuerzo que le costaba hacer pasar su discurso a un pueblo que conoce de muy lejos a los “Amos del Valle”, a los “Doce Apóstoles” y está conociendo a los “Rojo Rojitos”. Pero no dudamos del convencimiento de Maduro, pues tiene que estarlo para atreverse a aparecer abiertamente junto a estos, contra los cuales despotricó durante más de 3 lustros, y hoy está llamando al pueblo a confiar en esos señores, esos mismos que han saqueado al país desde antes de Gómez, desde la época de la Colonia a nuestros días y van a poner los dólares que han saqueado de la renta petrolera para venir a producir lo que nunca han producido.

 

Pero no solo se apareció junto a lo más selecto de la burguesía local;  si faltaron los Cisneros o Lorenzo Mendoza, no es porque no estén desarrollando acuerdos vía Mesa de Economía Productiva, negocios en  la Faja Petrolífera del Orinoco, el Arco Minero del Orinoco y las bolsas CLAP.  Gustavo Vollmer  dijo: es mentira que el gobierno de Maduro es enemigo de los empresarios y allí estaba para ratificar que va a seguir chuqueando de la renta petrolera. Como guinda de la torta de reparto de millones de dólares, estuvieron también los representantes de la FORD, de la General Motor´s, Nestlé y la Heinz a los cuales llamó defensores de la lactancia materna, Plumrose, Toyota y otros capitales transnacionales.(*)

 

Pero decimos que el mensaje esperanzador (ilusión de tísico) no estaba dirigido solo al pueblo para que calme su creciente descontento, sino también hacia los dirigentes de la MUD, sí, a ellos que no han resuelto su problema de liderazgo y por lo tanto de su incapacidad para presentarse como alternativa de masas frente a un Maduro que está utilizando toda su capacidad de maniobra, para atornillarse en el gobierno y mantener el control de las palancas del estado y de allí ser el distribuidor de la renta petrolera y de los sartenazos contra el pueblo. Maduro les dijo una vez más: la Burguesía está ahora conmigo así que, “vayan a lavarse ese paltó” pues no tienen dolientes.

Maduro, creyendo contar con el apoyo incondicional de la Fuerza Armada, de todas las instituciones del estado, con una base social disminuida, pero con una oposición que ha perdido la capacidad de convocatoria para movilizar a cientos de miles como en septiembre del año 2016 y con un clima internacional enrarecido, pero que había podido neutralizar para no sufrir un aislamiento vía “Carta Democrática”, creyó el momento oportuno para asestarle un nuevo golpe político a la MUD, que desmotivase aún más su base social, y el jueves 30/03 el TSJ aplica el “madurazo” contra la Asamblea Nacional consistente en la eliminación de la inmunidad parlamentaria de todos los diputados de la Asamblea Nacional y el “cierre” de esta institución cuyos poderes pasaban a los miembros de la Sala Constitucional. ¿Cuál otra razón pudo mover al gobierno si ya de hecho, con el apoyo del TSJ, estaba actuando y legalizando todos sus movimientos económicos e institucionales sin necesidad de pasar por la Asamblea Nacional? Pero le salió el tiro por la culata.

 

LAS SENTENCIAS 155 y 156 DEL TSJ

Las bases de la MUD recibieron las sentencias que despojaban a sus diputados de la inmunidad y borraban la Asamblea Nacional del mapa como si no fuese con ellas. Solo algunos representantes de organizaciones como los Colegios de Abogados, casi un centenar de ONG´S, voceros políticos de la MUD y de alguna organización de izquierda como Marea Socialista y el PSL, dejaron oír su voz de protesta y de alarma ante esa vuelta de tuerca cercenadora de una institución democrático burguesa, anotándolo como un paso adelante hacia una dictadura abierta. Pero vinieron golpes duros a nivel nacional en la voz disidente de Luisa Ortega Díaz, Fiscal General de la República y Eva Golinger, una ficha del gobierno a nivel de medios de comunicación, que reflejaron más que su oposición a la medida tomada, una fisura importante en el seno de la dirección del PSUV; el otro golpe contundente fue en el plano internacional donde gobiernos retiraron embajadores o los llamaron a consulta; se convocó con urgencia un Consejo de Seguridad de la OEA; Gobiernos europeos también lanzaron su voz opuesta a la medida tomada por el TSJ y llamando a una rectificación inmediata la cual no se hizo esperar.

La misma noche del viernes Maduro convocó al Consejo de Defensa de la Nación, que incluye los poderes Moral, Ejecutivo, Legislativo de la Nación, a la Fuerza Armada y a la Fiscalía General de la República que no asistió, para discutir la coyuntura abierta con las sentencias del TSJ y cubrir cualquier postura como una decisión del conjunto del gobierno que le solicitaba a los Magistrados que se retractasen, perdón, que revisasen lo actuado por el “bien de la institucionalidad del país”. La madrugada del sábado 1º de abril Maduro anunció lo acordado en el Consejo de Defensa de la Nación y el mismo sábado el TSJ publicó su “rectificación” de la formal existencia de la AN.

 

Vimos al gobierno dando un paso para fortalecerse frente a sus oponentes de la MUD que controlan la Asamblea Nacional y en cuestión de horas retroceder a toda velocidad tan asustados como golpistas del 11A cuando el 13 de abril sintieron que su golpe de estado se desmoronaba bajo la movilización de centenares de miles.

 

Así es que a Maduro le salió el tiro por la culata, NO DEBILITÓ A LA MUD SINO QUE LA FORTALECIÓ RELATIVAMENTE. Esta, que hasta el momento de las sentencias 155 y 156 solo mostraba fuerzas para pegar 4 gritos llamando, traidoramente, a la intervención de la OEA contra nuestro país, y a la Fuerza Armada para que diese un golpe de estado, ahora está haciendo intentos por retomar la calle, aunque en medio de importantes signos de debilidad. Maduro y Diosdado, como ágiles boxeadores han contraatacado diciendo que la MUD está desarrollando un nuevo golpe, ahora contra el TSJ, pero esta se ha cuidado y tan solo ha pedido, dentro del marco de la legalidad burguesa, a la Defensoría del Pueblo que abra una investigación de la conducta inconstitucional de los 7 miembros de la Sala Constitucional; miembros de la MUD han pedido a la Fiscal que sea consecuente con su declaración y apertura un procedimiento contra los Magistrados incursos en la violación de la Constitución; la OEA, de su cuestionada última reunión solo pide al gobierno que respete la Constitución… la MUD solo muestra poder movilizar pequeños grupos, algunos en acciones violentas que permiten justificar una fuerte y hasta criminal represión…

LA CLASE OBRERA SIGUE SIN ENTRAR EN ACCIÓN BAJO SUS PROPIAS BANDERAS

El movimiento obrero sigue en silencio, lo que permite que la burguesía se mueva como boxeador peso ligero en un guanteo de sombra… Se hace perentorio que la izquierda revolucionaria salga de su casi total inmovilidad y se unifique para motorizar la participación del movimiento obrero organizado en la vida política nacional, con propuestas de independencia de clase, con planteamiento que le permitan desenmascarar el circo montado por el gobierno con su Expo Venezuela Potencia, que no llegará a nada positivo ni para el país ni para el pueblo, pues con quienes está negociando piden miles de millones de dólares que solo podrán ser satisfechos con nuevos endeudamientos, pasados por planes de reestructuración del gasto público avalados abierta o encubiertamente por el FMI; esta negociación con los empresarios implica la aceleración de los planes de entrega del país vía el Arco Minero del Orinoco y del Arco Carbonífero del Zulia; una mayor pauperización de los salarios y un aumento precarización del empleo; una violenta devaluación de la moneda y aumento de la gasolina y de los servicios públicos, y todo ello acompañado con un fortalecimiento del aparato represivo: Policías, GNB y ejército y del coercitivo: Inspectorías y Tribunales para la judicialización de las luchas obreras y populares.

 

Dependiendo de la correlación de fuerzas que se establezca en el país entre la clase obrera y la burguesía está abierta la posibilidad de un golpe de estado abierto, con Maduro o sin Maduro, todo depende de la fuerza que imponga la clase obrera y es por ello que debemos impulsar la unidad de los trabajadores activos y desempleados vía un GRAN CONGRESO NACIONAL DE TRABAJADORES, con Delegados de Base revocables y con mandato, que levantando un programa de demandas reivindicativas, democráticas y de poder, unifiquemos al conjunto del pueblo explotado y oprimido para destruir al capitalismo construyendo un Gobierno Obrero y Popular en una Venezuela Socialista. SOLO LA CLASE OBRERA NOS PUEDE SALVAR DE LA CRISIS. Construyamos un Partido Socialista Revolucionario de los Trabajadores, sección de una Internacional Leninista de Combate.

CORRIENTE SOCIALISTA REVOLUCIONARIA – EL TOPO OBRERO

 

It's only fair to share...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0