A MODO DE EDITORIAL: octubre 2014

1

DEL CONFLICTO EN SIDOR

Meses de acciones de fuerza, con una dirección sindical dispuesta a entregar la lucha bajo la mascarada de discursos radicaloides que no armaron para la lucha, pues el objetivo nunca fue desarrollar toda la fuerza posible del sector más combativo históricamente de la clase obrera venezolana.

Meses de total aislamiento de los sidoristas de sus pares de Ferrominera, Alcasa, Venalum, Bauxilum y tantas otras que hace pocos meses demostraron, cuando se quiso condenar a Rubén González a años de cárcel, su disposición a unificar fuerzas contra el enemigo común. La responsabilidad recae en todas esas corrientes político sindicales que preferían la derrota a una oleada capaz de vencer al gobierno en Sidor con extensión a cada rincón del país para imponerse sobre el Nuevo Pacto de Punto Fijo y su plan económico neoliberal que nos están imponiendo de manera acelerada.

Marea Socialista es la organización que asume la mayor cuota de las responsabilidad en el golpe recibido por los sidoristas pues fue su dirección política conciliadora y el papel de sus dirigentes, fuera y dentro de Sutiss, quienes abiertamente encabezaron la confabulación con la patronal para, entre gallos y medianoche, firmar un contrato a espaldas de los trabajadores.

El gobierno firma un convenio no del todo a su gusto, pero alcanza el objetivo de frenar la lucha de los sidoristas, acción que corría el peligro de extenderse al conjunto del movimiento obrero, aparte de no ceder en peticiones salariales importantes; Pero Maduro y el PSUV sufren una gran derrota política pues para alcanzar su objetivo tuvo que utilizar su aparato represivo militar, el Sebín y la GNB, hecho solo superado por la intervención en la década del ’70 de Sidor, realizada por Rafael Caldera, que produjo 504 despedidos y un retroceso de años en este combativo cuerpo social. La actual intervención militar, es una marca de agua que los sidoristas llevan en su conciencia y habrán de valorar en su proceso de ruptura con la corriente burguesa de Maduro – PSUV.

Durante esta pelea, todos los sectores burgueses, rojos rojitos y los de la MUD jugaron a la guerra del aislamiento y del silencio para derrotar la lucha. Jugaron a que el conjunto del movimiento obrero ignorase la importancia de esta pelea y el papel que debía jugar para contribuir al triunfo sobre el paquete punto fijista que está en pleno desarrollo. Pero también la izquierda conciliadora contribuyó desarrollando un semi silencio cómplice y una parálisis en el accionar que impidió el desarrollo de todas las potencialidades de la lucha, centrando fuerzas algunos de ellos en la constitución de un frente propagandístico “sindical” de carácter conciliador como es el ASI, sustento de la MUD.

Las corrientes representadas en SUTISS, conscientes de su papel conciliador, una vez impuesto el convenio colectivo y la reanudación de faena, para continuar jugando el papel desmovilizador, se empató a impulsar el proceso electoral sindical sin siquiera desarrollar un mínimo debate sobre el balance de la discusión del contrato colectivo, y es que en ningún momento se han planteado reflexionar desde el seno del movimiento sidorista en particular y del conjunto del movimiento obrero en general cuáles fueron las causas para que no se desarrollase la participación activa de la mayoría de los sidoristas, ¿por qué no se organizaron los departamentos para dar un combate masivo?, ¿por qué no se organizaron Comisiones de Trabajo que visitasen otras empresas de la zona y del país?, ¿por qué no se impulsó un Encuentro Nacional en Solidaridad con la Lucha, como medianamente se realizó en el 2.008?, ¿cómo es que no organizaron brigadas de autodefensa ante el ataque del Sebín y de la GNB y las amenazas de intervención de brigadas rompehuelgas?, ¿Cómo es que todas las decisiones en la dirección del sindicato se tomaran a título de fracción sindical y no como resultado de lineamientos aprobados por los trabajadores en Asamblea?

Para el movimiento socialista revolucionario y el movimiento obrero en su conjunto, hacer un balance de la lucha de los sidoristas es una cuestión vital por cuanto en lo pequeño, se está desarrollando la discusión del contrato colectivo en CORPOELEC y está pendiente la de los petroleros, donde ya la burocracia gobiernera ha acordado no discutirlo este año. Es que en ambos casos el gobierno va con todo al igual que lo fue con en Sidor, pues en lo grande es el paquete económico acordado con Fedecámaras y la Mud  lo que está en juego, por lo que, si algo debimos haber aprendido de la pelea de los sidoristas, es que no vamos a obtener victorias decisivas con luchas aisladas y que sin Democracia Sindical no se podrá desarrollar todas las capacidades de lucha del movimiento obrero; Solo revertir derrotas como la de Sidor con un movimiento obrero en Pie de Lucha a nivel nacional.

Los trabajadores tenemos que ver que la lucha por buenos contratos colectivos pasa por la lucha contra las medidas económicas del gobierno-Fedecámaras-MUD, a su vez que alcanzar victorias parciales fortalece la conciencia para construir una gran UNIDAD DE LA CLASE EN COMBATE.

A MODO DE EDITORIAL

2

EL ASESINATO DEL DIPUTADO SERRA

Un crimen horrendo, que es condenable en todos los sentidos, ha distraído la conciencia nacional causando el repudio de todo el pueblo y este es el del diputado Psuvista Robert Serra, quien se suma a una larga lista de crímenes demostrativos de la degeneración de los métodos burgueses para resolver las contradicciones de su sociedad.

Desde el primer momento el gobierno ha tratado de convertir dicho asesinato en una bandera política  presentándolo como víctima de una agresión de las fuerzas proimperialistas y así unificar sus bases, cuando sigue sin presentar elementos convincentes para afirmar tajantemente que se trata de un crimen político. Decimos que es difícil de creer en lo del crimen político imperialista porque en primer lugar el gobierno, del cual Serra estaba totalmente identificado, está nadando en curso firme precisamente hacia las playas del imperialismo gringo al consolidar el Nuevo Pacto de Punto Fijo con la continua entrega de la renta petrolera a las multinacionales norteamericanas, por medio de la política cambiaria, el pago de una criminal deuda externa que sacrifica la calidad de vida del pueblo y una renegociación del restante con la banca internacional que hunde más al país en el fango de la dependencia de los centros del poder financiero imperialistas; a través de acuerdos con la MUD para normalizar el funcionamiento del estado burgués por medio del reparto de cargos en el CNE y el TSJ, el desarme a sangre y fuego de los “colectivos” y una distribución de la Renta Petrolera dirigida a favorecer a los sectores pro imperialistas.

Segundo: el diputado Rober Serra era una ficha en ascenso dentro de la burocracia del PSUV, y en ningún momento una piedra de tranca  en la política que el gobierno desarrolla. Como lo ha dicho Maduro y Diosdado, Serra era un hombre de confianza de ese equipo que  -a pesar del discurso altisonante- laboró para eliminar cualquier vestigio de revolución socialista en el seno del PSUV.

Tercero: La forma del asesinato, no tiene raíces en Venezuela como hecho político. A Serra le asesinaron con métodos paracos. Ya lo decía Ernesto Samper expresidente de Colombia cuando señalaba que ese asesinato tenía todas las características del paramilitarismo colombiano. ¿Por qué escogieron ese método? Quizás para enviar un mensaje a los que quedan vivos demostrando lo que están dispuestos a hacer para defender intereses.

Algo más que se puede puede decir de este asesinato que repudiamos es que nos indica qué tipo de políticas y métodos se están manejando en algunos sectores de las altas esferas sociales, económicas y políticas del país.

Pero Serra no es la primera y única víctima de esos sectores. Acá entra la política de asesinatos de dirigentes obreros, indígenas y campesinos en donde tenemos a un Richar Gallardo y otros camaradas en Maracay, el cacique Sabino Romero y varios de sus familiares, lo dos camaradas de Mitsubishi asesinados por la policía del gobernador pesuvista Tarek W. Saab, los centenares de dirigentes y militantes campesinos´… Todos los mencionados asesinados por ser luchadores sociales pero nunca el gobierno ha jurado al cielo, ni ha montado su aparato policial para desenmascarar a los asesinos…

Todos estos hechos nos dicen que la dinámica de la política capitalista es aterradora teniendo como máximos exponentes los paracos y el paramilitarismo en México. Si la clase obrera no logra derrotar a la burguesía y sus amos imperiales con su capitalismo, nos esperan horrores peores que los del diputado Serra, o los camaradas obreros, indígenas y campesinos asesinados. Derrotar entonces, la santa alianza del gobierno, Fedecámaras y la MUD e instaurar un gobierno obrero y popular en una Venezuela Socialista es nuestra tarea de primerísimo orden.

 

A MODO DE EDITORIAL

3

DE LA MASACRE DE LOS MILITANTES DE LOS COLECTIVOS

El pacto contrarrevolucionario Gobierno – Fedecámaras – MUD, sigue dando pasos adelante en varios frentes. En el institucional ya se sabe de la repartición de cargos en el CNE y se le dan los últimos toques para los del TSJ, donde Gobierno y MUD se deshacen en elogios por la posición conciliadora de cada uno. En lo económico, allí están las Mesas de Paz donde los empresarios están acordando los pasos a dar en la implementación del paquete económico que exigen para “reactivar” la economía nacional y hasta se dan el lujo de propagandizar en cuñas publicitarias sus exigencias acordadas.

Pero la obra nos está completa pues la MUD ha exigido la liberación de sus presos y el gobierno ha venido acatando, -a cuentas gotas, pero acatando- y por ello  se da la liberación del Comisario Simonovis, jefe de las bandas asesinas de la PM que masacraron al pueblo el 11 de abril, sin importar la opinión de las víctimas directas, que son base del gobierno.  Como  una florecita de perla  que indica  por dónde caminan los planes burgueses de institucionalización de su viejo estado, Maduro acaba de ascender post morten a Monseñor José Hernán Sánchez Porras, Obispo del Ordinariato Militar de Teniente del FANB al grado de General de Brigada, con lo que muestra a las claras su aceptación abierta del papel contrarrevolucionario que juega la Iglesia Católica con su jerarquía parasitaria. Es el amalgamamiento de los factores contrarrevolucionarios al igual que el 23/01/1958, para cumplir su antihistórico papel.

Uno de los puntos álgidos que exige la oposición burguesa con el objetivo de “normalizar” el funcionamiento del estado burgués, es lo referente al monopolio de las armas y de allí la disolución de lo que ellos llaman “colectivos armados”. ¿No es el “enfrentamiento en Quinta Crespo”, con resultado de 5 muertos por parte de militantes de colectivos “armados” entre ellos el ex policía José Odremán, -hombre de confianza hasta hace poco del gobierno-, y ni un herido de parte de la policía Judicial, el inicio en caliente de la disolución de estos grupos? Pensamos que por allí van los tiros. La burguesía sabe que está sentada sobre un barril de pólvora por las medidas económicas que se están tomando, y como las que faltan son aún mucho más fuertes, le es necesario disolver estos grupos que ante una explosión social pueden algunos de estos sumarse al mismo como brazo de las organizaciones obreras y populares y entonces complicarle la utilización de los cuerpos represivos del estado burgués como la policía, la GNB y el ejército.

El problema es que Maduro con todo que ha logrado limar las aristas más agudas de la lucha de clases, incluyendo Sidor, no ha podido propinar una derrota contundente al movimiento de masas y entonces, disolver (acabar por la fuerza de las armas si es necesario), los colectivos que pide la MUD, es una tarea a cumplir por necesidad de sus planes de normalizar el funcionamiento del estado burgués.

El gobierno sabe que la tarea no es tan fácil y por ello tiene que aplicar maniobras para encubrir su objetivo contrarrevolucionario y es quizás una de las razones por las cuales ha utilizado en esta oportunidad a la Policía Judicial con el argumento de enfrentar a “bandas de malandros y ladrones”, “cobradores de vacuna”, etc. Hasta el presente, el chavismo ha utilizado a los colectivos en general y a los armados en particular para sus fines y los ha alimentado, pero sabe que para la defensa del estado burgués, no tiene instrumento más seguro y disciplinado que a la policía y el ejército. Es probable que no piense acabar con todos los colectivos que le han servido, pues es consciente que en algún momento necesite algunos de ellos como escuadrones de choque contra el movimiento obrero, pero en general tiene que desarmarlos y desmovilizarlos: el conjunto de la burguesía, el imperialismo y la situación nacional lo exigen.

 

A MODO DE EDITORIAL

4

EL PAQUETE BURGUÉS EN MARCHA

Desde hace años, partiendo de un análisis marxista que entiende que el capitalismo es uno solo a escala planetaria, hemos sostenido que el mismo desde el 2008 ha entrado en una crisis, partiendo de los centros imperialistas y que ha hecho entrar en crisis la economía venezolana y al chavismo como corriente burguesa. Es que desde aquellos días cuando el barril de petróleo llegó a valer 140 dólares al presente, que cerró la semana del vienes 17/10 por debajo de los 90 dólares y si vemos los últimos 2 meses del presente año, los precios han bajado un 23%, llevando los precios del barril a unos 83 dólares el barril con una sobreoferta de millón y medio de barriles de petróleo diarios que están moviendo a ciertos productores a pedir una reducción de la producción, que en cualquiera de los casos, se reduzca o no la producción, los efectos de la crisis se harán sentir en Venezuela y ello es así por la manifiesta incapacidad del chavismo de trascender los marcos del capitalismo, y producto de su política cambiaria y de precios, le ha incorporado elementos característicos a la crisis venezolana, que está haciendo explosión, afectando los programas sociales que sirvieron de contención a la radicalización obrera y popular que se inició el 27F.

Desde el punto de vista económico, todo el marco nacional está determinado por la baja de los precios petroleros y la incapacidad de la burguesía y la pequeñoburguesía, de aprovechar la década de altos precios para industrializar al país, como igual sucedió durante los años del primer gobierno de CAP, por su incapacidad de generar un política que confronte victoriosa el control de imperialista de la economía mundial.

El pago del primer tramo de la deuda de los Bonos Soberanos 2014, que el gobierno se vanagloria de haberlo realizado en la fecha que le correspondía, se ha producido con el sacrificio del pueblo por la disminución de las importaciones, que según cifras del BCV ronda el 20% con relación al año pasado y el aumento del “contrabando de extracción”, el cual viene generando fortunas inimaginables en los sectores de la burguesía y de la burocracia que la practican, en desmedro de los intereses de los trabajadores y el pueblo.

Hace unos meses Rafael Ramírez, siendo Ministro de Petróleo  estuvo en la City de Londres, comprometiéndose a seguir “rectificando” la política económica, prometiendo una unificación cambiaria lo cual fue bien acogido por los amos internacionales del capital; Mas adelante Maduro aprovechó la visita a la ONU para reportarse con los banqueros internacionales, que ya conocían el plan del gobierno, y pidió una reestructuración de la deuda externa, la cual se está negociando en un mayor perjuicio de la economía nacional y de nuestro pueblo trabajador.   El fiel cumplimiento del pago de los Bonos Soberanos es una de las condiciones impuestas por la Banca Internacional. Otras condiciones como el pago de la deuda restante este año, la unificación cambiaria, la elevación de los precios de la gasolina, son algunos de los siguientes pasos que Maduro tiene que dar si quiere obtener el fulano refinanciamiento, pero darlos implica una exacerbación del descontento social y es allí donde Maduro y la oposición burguesa tienen que acelerar sus negociaciones para tratar de frenar cualquier desbordamiento.

La izquierda revolucionaria, tiene que acercar posiciones para presentar un programa de demandas y plan de lucha que permita dotar de perspectivas al movimiento obrero, frente a lo que ya ve que es el paquete económico, político y social del gobierno y la burguesía. La clase obrera ve cada día con más claridad, que el problema no es simplemente unos aumentos de precios, sino que estos están vinculados con la destrucción del derecho a huelga y la protesta social, la destrucción de los programas sociales como Barrio Adentro y las Misiones educativas, Mercal y otros. Es por ello que sectores importantes de la clase aunque se separa del gobierno, no le da un apoyo a la oposición MUD siendo este el terreno para crecer como una  fuerza combativa, impugnadora del capitalismo, pues de lo contrario serán las organizaciones burguesas las que definitivamente se los ganarán.

La respuesta ante el diseño de país que están presentando Maduro, Fedecámaras la MUD, no puede ser, por insuficiente y distraccionista solo la pelea por un aumento salarial, o contra tal o cual despido. No. La Respuesta tiene que ser un diseño del país que la clase obrera presenta donde no tienen cabida los amos del capital, ni los burócratas que desde el estado, con su democracia participativa, bregan para evitar que las masas desborden este estado burgués. La respuesta tiene que ser uno que siente las bases para la construcción de un verdadero gobierno obrero y popular en una Venezuela Socialista.

Parejo a la presentación del diseño de País que requiere la clase obrera y el pueblo, los militantes de la izquierda revolucionaria tenemos que corregir de los errores cometidos durante luchas tan importantes como la de Sidor y presentarnos ante el conjunto de la clase, para montar una organización que nos permita obtener triunfos en la discusión de los contratos colectivos y hoy muy en especial los de los trabajadores de CORPOELEC y petroleros.

Desde la Corriente Socialista Revolucionaria – El Topo Obrero, te invitamos a establecer contacto para conversar sobre estos puntos y otros de interés vital para la lucha por la revolución socialista en Venezuela y el mundo.

 CSR-ETO

It's only fair to share...Share on Facebook9Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0